martes, 7 de junio de 2011

Desarrollo

La palabra obeso proviene del vocablo latín "Obesus", que a su vez deriva del verbo "Obedere", que significa roer o comer. La obesidad es un exceso de grasa que se acumula en el cuerpo y este sobrepasa su peso normal.
Durante muchos siglos, el ser humano llevo una vida de nómada y tenía un cuerpo fuerte y esbelto, porque solo comía lo necesario, la caza y la recolección de frutos lo obligaban a caminar y correr constantemente. Cuando se convirtió en sedentario, siguió ejercitando su cuerpo con las labores del campo y la domesticación de sus animales. Paulatinamente fue facilitándose el trabajo con maquinas, vehículos y aparatos que le exigían menos esfuerzos, hasta llegar a la época actual en la que no tiene que moverse y puede realizar todas sus actividades sentados.
Además, consumen muchos alimentos chatarras, como frituras, refrescos, golosinas y comida rápida de bajo o nulo valor nutritivo y altísimo contenido de grasas, carbohidratos, sal, picante, azúcar, saborizantes artificiales y otras sustancias muy dañinas para el organismo, alguna de las cuales son adictivas.
Por ello, aunque la obesidad es una condición clínica individual se ha convertido en un problema de salud publica tan grave que ya es una pandemia en muchos países, sobre todo en los Estados Unidos y México que, respectivamente, ocupan el primero y el segundo lugares en número de obesos en el mundo.
Las causas de la obesidad son múltiples. Generalmente es provocada por un trastorno de la alimentación en el que el individuo afecta compulsivamente. Este trastorno tiene su origen en algún tipo de enfermedad emocional, como baja autoestima, depresión, ansiedad, estrés, etc. El enfermo hace un círculo vicioso, pero cuando la obesidad deforma su cuerpo sufre más y trata de consolarse con los alimentos. La obesidad afecta a sujetos de todas las edades y sexos.
La obesidad es la enfermedad en la cual las reservas naturales de energía, almacenadas en el tejido adiposo de los humanos y otros mamíferos se presentan en cantidades excesivas, lo que significa un riesgo para la salud.
Forma parte del síndrome metabólico. Es una enfermedad crónica originada por muchas causas como se dijo anteriormente y con numerosas complicaciones.
Anteriormente se consideraba a la persona con sobrepeso como una persona que gozaba de buena salud, sin embargo ahora se sabe que la obesidad tiene múltiples consecuencias negativas en la salud.
Actualmente se acepta que la obesidad es un factor causal de otras enfermedades como lo son los padecimientos cardiovasculares, dermatológicos, gastrointestinales, diabéticos, osteoarticulares, etc.


IMC
 El índice de masa corporal es un método simple y ampliamente usado para estimar la proporción de grasa corporal.  Este es calculado dividiendo el peso del sujeto (en kilogramos) por el cuadrado de su altura (en metros), por lo tanto es expresado en kg/m. 
 Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como la herencia genética; el comportamiento  del sistema nervioso, endocrino y metobolico;  y el tipo o estilo de vida que se lleve.
   *Mayor  ingesta  de calorías de las que el cuerpo necesita.
   *Menor  actividad física de la que el cuerpo precisa.
TIPOS DE OBESIDAD
  *Obesidad androide o central o abdominal (en forma de manzana).   El exceso  de grasa se localiza preferentemente en la cara, el tórax y el abdomen.
  *obesidad ganoideo o periférica (en forma de pera).  La grasa se acumula básicamente en la cadera y en los muslos.
 *Obesidad de distribución homogénea.  Es aquella en la que el exceso de grasa no predomina en ninguna zona del cuerpo.
CLASIFICACIÓN DE LA OBESIDAD
          *Hiperplástica. Se caracteriza por el aumento del número de células adiposas.
          *Hipertrófica. Aumento del volumen  de los adipocitos.
         *Secundaria.  Se deriva como consecuencia de determinadas enfermedades que provocan un aumento de la grasa corporal.
     Pero esta clasificación de los tipos de obesidades demasiado genérica e incompleta, por lo que a continuación detallamos más afondo cada tipo de obesidad, síntomas, problemas y tratamientos específicos.
          *La obesidad alimentaria es un tipo de obesidad que predomina en las zonas de la cara, cuello, espalda  y tórax.
           . Los síntomas suelen ser una sensación de color corporal anormal y una transpiración excesiva.
        La obesidad alimentaria elevada es otro tipo de obesidad que se localiza especialmente en el vientre, dándole un aspecto redondo y desproporcionado, debido a la asociación de una obesidad alimentaria alta y una obesidad con origen metabólico. El depósito de grasa abdominal es progresivo, y los síntomas que presenta son principalmente calor excesivo, y una sensación de hinchazón y sueño después de cada comida.
         Ambas necesitan tratamiento médico y lo endocrino; y un control profesional de la alimentación diaria.
       -La obesidad hereditaria familiar es un tipo de obesidad que se presenta como una acumulación de graso y celulitis fría en la parte superior externa de las nalgas y glúteos, aunque no suele llegar a producir una estética muy desproporcionada.
         Estos tipos de obesidad aparecen y evolucionan como brotes sucesivos, en ciertos momentos críticos de la vida, y se presentan de forma similar en algunos de los padres, ya que tienen un origen hereditario.
-obesidad circulatoria capilar: La grasa se acumula de forma invasiva tanto en miembros superiores como inferiores, está ligada directamente con la herencia genética. Suele aparecer en forma de celulitis durante la pubertad y se va agravando lentamente. Se produce una excesiva intolerancia al frio y una necesidad constante de administrar calor al cuerpo.
           *Obesidad circulatoria venosa; es otro tipo de obesidad que se produce en los miembros inferiores, está íntimamente ligada a la herencia genética, comenzando habitualmente en la pubertad y agravándose en los embarazos.
           Los síntomas son una elevada intolerancia al color y una excesiva pesadez de piernas con inflamación y además en tobillos.
         *La obesidad glútea: se localiza desde la cintura hasta las rodillas, provocando un aspecto muy característico sobre todo en la zona interna de las piernas.
          Suele comenzar en la infancia y en la pubertad, agravándose considerablemente en los embarazos, en los desajustes hormonales, intervenciones ginecológicas y en la aparición de la menopausia
          * Obesidad abdominal nerviosa: determinada por el factor nervioso, la grasa se acumula en la zona anterior y central abdominal, mostrando una apariencia prominente con forma de hexágono.
       Este tipo de obesidad se desarrolla en los momentos de mayor ansiedad y estrés o en las etapas depresivas. Los síntomas son muy característicos, ya que aparece fatiga y agotamiento, un especial deseo de ingerir altas dosis de azúcar entre comidas.  Requiere una atención clínica y psicológica inmediata.    
      -La obesidad metabólica pre-diabética se localiza en el vientre  y produce una sensación de color excesivo y de hinchazón del vientre.

         Obesidad metabólica  eterógena.  El vientre presenta un aspecto redondo y enrojecido, produce sensación de frio.  Se trata de un tipo de obesidad que provoca una afección de origen genético vascular, y que se agrava considerablemente con el consumo de alcoholes, tanto en bebidas como en comidas. Los síntomas más comunes somnolencia y el excesivo aumento del calor corporal, tras la ingestión de alimentos.
              Requiere una atención clínica y psicológica inmediata, debido a los riesgos particulares de este tipo de obesidad.
           *La obesidad hipotalámica: produce los aspectos más mórbidos y a veces, monstruosos  ya que debido a una afección en el hipotálamo, la grasa invade progresivo y velozmente  la parte superior del cuerpo, la totalidad del vientre, cadera y nalgas.
       Sus síntomas son muy   significativos, entre los que cabe destacar la desaparición de la sociedad en las comidas y otras manifestaciones  psicosomáticas relacionadas con la alimentación y la acumulación excesivo de grasas.
Obesidad por sedentarismo: la grasa se acumula en forma de  “flotador” y suele aparecer cuando se produce una reducción considerable   de la actividad física. La grasa posee un aspecto denso y produce una sensación de calor excesivo en la zona. Es de vital importancia activar el cuerpo y realizar ejercicio físico diario, haciendo más eficaz si es controlado por un espacio listo.
Obesidad endógena cortisolica: es un tipo de obesidad que consiste en una enfermedad de procedencia genética hereditaria que afecta a la actividad de las glándulas suprarrenales.
Debe ser tratada urgentemente por un especialista endocrino.
Las obesidades altas: ligadas a un desarreglo de cortisol plasmático, provocadas en la mayoría de las veces por una sobrealimentación.
Las obesidades abdominales: provocadas por un desarreglo de la insulina, así pues, por una utilización de los hidratos de carbono (azucares), los cuales contribuyen no solo a la producción de energía, sino que también para fabricar triglicéridos (grasas).
La obesidades bajas: (caderas, nalgas, piernas y brazos): influidas por las hormonas femeninas
1.- las obesidades altas: están ligadas a un “hipercortisolismo” (exceso de secreción de cortisol-esteroide extraído de la corteza de las glándulas suprarrenales) sea, inducido por excesos alimentarios o bien sea primitivos y probablemente genético.
v  La obesidad alimentaria
Localización: cara, cuello, tórax y espalda.
Evolución: en función de los excesos alimenticios.
Signos: sensación de calor excesivo, transpiración a normalmente aumentada.

v  La obesidad cartisolica endógena: es una enfermedad primitiva de las  glándulas suprarrenales, y debe ser tratada con las medidas propias de las enfermedades endocrinas.

2.- Las obesidades abdominales: Se sitúan en la parte inferior del tórax y la parte superior de los miembros inferiores. La medida de la cintura es la única que aumenta.

v  L a obesidad  alimentaria complicada:
Localización: Asociación de una obesidad  alta (obesidad alimentario) y de un vientre redondo metabólico (obesidades metabólicas).
Evolución: Deposito graso abdominal progresivo.
Signos: Calor excesivo, hinchazón y/o sueño después de las comidas.

v  Las obesidades metabólicas pre diabéticas
Localización: En la parte del vientre es redondo, caliente y blanco.
Evolución: Cuando no existe sobrealimentación, encontramos siempre una herencia diabética muy cercana. La sobrecarga de grasa se produce de forma brusca.
Signos: Sensación de hinchazón del vientre después de las comidas (aun habiendo  comida poca).

v  Las obesidades metabólicas aterogenas.
Localización: Vientre redondo y frio, rojizo.
Evolución: Existe siempre una herencia vascular directa.
Signos: sueño después de las comidas.

3.-Las obesidades bajas: tienen una causa en común: una insuficiencia combustiva con una hipertermia localizada. El signo común de ello en la frialdad y el aspecto propio de la celulitis.
4.-Obesidades  mixtas: estas son las obesidades en las cuales intervienen la mala combustión de grasa y exceso de fabricación de grasa.
OBESIDAD INFANTIL
En los últimos 20 años, la prevalencia de la obesidad de los niños ha aumentado bruscamente.

Para muchas familias el tener un hijo gordito es una señal de que el niño está bien fuerte y lleno de salud, pero estas Familias están muy equivocadas. Lo que importa no es que el niño este gordo o delgado, lo que interesa es que el niño este sano.

La obesidad en los niños esta prevaleciendo tanto, que casi se podría hablar de una epidemia.
Un niño se considera que es obeso cuando su peso sobrepasa el 20% de su peso ideal.

Entre los factores que intervienen en la obesidad infantil se encuentran:
v  La conducta alimentaria.
v  Consumo de energía.
v  Factores hereditarios.
v  Factores hormonales.
v  Factores psicosociales y amiéntales.

Existen dos mayores consecuencias de la obesidad infantil. La primera está relacionada con cambios psicológicos.

v  Baja autoestima.
v  Bajos resultados en el colegio.
v  Un cambio en  la auto-imagen durante la adolescencia.
La segunda consecuencia guarda relación con el aumento de riesgo de desarrollar enfermedades o condiciones patológicas.
v  Aumento en la presión arterial (hipertensión)
v  Aumento de los niveles de colesterol general (hipercolesterolemia)
v  Altos niveles de insulina en la sangre (hiperinsulinemia)
v  Altos problemas respiratorios al dormir (apneas de sueño)
v  Problemas ortopédicos, especialmente de articulaciones.


VIDA SALUDABLE:
Por fortuna, es posible revertir la obesidad o prevenirla con una dieta rica en vitaminas, minerales y proteínas, y baja en grasas y carbohidratos.

VIDA SALUDABLE:
El ejercicio físico es la medicina preventiva mas eficaz que existe, ya que beneficia al todo el organismo.  Fortalece los músculos y huesos, mejora la circulación, conserva la salud del corazón y el sistema nervioso, aumenta la capacidad pulmonar, ayuda a la digestión, contribuye a eliminar toxinas y quemar calorías para evitar que se conviertan en grasa.

EL PLATO DEL BIEN COMER
 Es una herramienta útil que te puede ayudar a llevar una buena alimentación.
Es una guía de alimentación para la población, que facilita la orientación alimentaria y puede así fomentar buenos hábitos de alimentación en la población para todos los grupos de edad.
Tiene como fin brindar orientación y ofrecer opciones prácticas para integrar una dieta correcta.
CLASIFICA A LOS ALIMENTOS EN TRES GRUPOS
FRUTAS Y VERDURAS
 Aportan vitaminas, minerales y fibra, así como color y textura a la dieta.
De este grupo tenemos la naranja, el plátano, la papaya, el brócoli, las zanahorias y la calabaza, entre otros.
Es importante incluir en la dieta diaria cinco porciones de verduras o frutas al día, de preferencia crudas o de temporada.

CEREALES
Es la principal fuente de la energía que el organismo utiliza para realizar sus actividades diarias por lo que su consumo es fundamental para el buen funcionamiento orgánico.
Este grupo incluye el maíz, arroz, trigo y avena.
Es preferible consumir los cereales integrales por su aporte en fibra.

LEGUMINOSAS Y LOS ALIMENTOS DE ORIGEN A NIMAL
Es el grupo que aporta proteínas.
Entre las leguminosas encontraras: frijoles, lentejas y habas.
Su consumo es recomendable de una a dos veces por semana.
Los alimentos de origen animal aportan también grasas saturadas, por lo que su consumo deberá limitarse a una cuarta parte de tu plato.
La dieta debe ser:
v  Completa
v  Equilibrada
v  Suficiente
v  Variada







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada